24 abril 2007

Una explosión de GAS!!!



Actualización 9:30 miércoles 25 abril

Transcripción del discurso leído:

"Disculpen damas y caballeros, pero hemos de interrumpir este acto tan significativo del Día Internacional del Libro para hacer un llamamiento a la ciudadanía y reivindicar los derechos del lector.
En el nombre de los mal llamados derechos de propiedad intelectual se está llevando a cabo el mayor ataque a nuestros derechos como ciudadanos de acceder a la lectura y a la cultura.
La implantación del préstamo de pago en bibliotecas supone considerar a las bibliotecas como entidades comerciales y no como instituciones culturales necesarias para el desarrollo de los ciudadanos y el ejercicio del derecho a la educación, la información y la lectura que reconoce la Constitución Española.
Prestar un libro no es un ataque contra los derechos de autor sino un acto para preservar la herencia cultural de una sociedad. Se trata de un fondo donde la cultura de una civilización descansa a salvo de las fuerzas del mercado. Acto honroso del cual muchos autores y lectores se enorgullecen y que ha sido manifestado por diversas entidades y personalidades en toda Europa.
Pretender cobrar cada vez que se preste un libro es un acto de piratería, además de un ataque a nuestra cultura.
Las bibliotecas, todas las bibliotecas, son los únicos lugares donde los libros existen de verdad, viven de verdad. Conservémoslas, por favor"


Actualización 10:54 martes 24 abril, Carta de Pedro López, enviada a El País

DESINFORMACIÓN Y CANON

Ayer, 23 de abril, Día Internacional de Libro, la lectura continuada de El Quijote fue interrumpida por un grupo de universitarios que apoyan la campaña contra el canon que se va a imponer a las bibliotecas en concepto, se dice, de derechos de autor. La Ministra de Cultura, muy indignada, comentó que estos jóvenes estaban "desinformados" y que en este asunto había mucha desinformación. Estas líneas son, y que no sirva de precedente, para darle la razón en este último punto. Efectivamente, señora ministra, ha habido mucha desinformación por parte de su Ministerio, o más bien una total falta de información, para ser más exactos. Por eso desde la Plataforma Contra el Préstamo de Pago nos hemos visto obligados a informar a los usuarios de bibliotecas y a la ciudadanía en general. Pregunte usted a cualquiera de los jóvenes que protestaron y comprobará que tiene muchísima más información que un ciudadano medio que haya recibido la información sólo desde el Ministerio de Cultura. Aproveche, si quiere, el eco que está teniendo la campaña para informar desde su ministerio. Y cuando quiera, la Plataforma está dispuesta a debatir públicamente el asunto con usted o con la persona en la que usted delegue, y de paso nos indica, tanto a nosotros como a la ciudadanía, en qué estamos desinformando los que cuestionamos la directiva 92/100.

Pedro López López, Plataforma Contra el Préstamo de Pago



1 comentario:

Carlos Barbudo (ATTAC) dijo...

Transcripción del discurso leído:
"Disculpen damas y caballeros, pero hemos de interrumpir este acto tan significativo del Día Internacional del Libro para hacer un llamamiento a la ciudadanía y reivindicar los derechos del lector.
En el nombre de los mal llamados derechos de propiedad intelectual se está llevando a cabo el mayor ataque a nuestros derechos como ciudadanos de acceder a la lectura y a la cultura.
La implantación del préstamo de pago en bibliotecas supone considerar a las bibliotecas como entidades comerciales y no como instituciones culturales necesarias para el desarrollo de los ciudadanos y el ejercicio del derecho a la educación, la información y la lectura que reconoce la Constitución Española.
Prestar un libro no es un ataque contra los derechos de autor sino un acto para preservar la herencia cultural de una sociedad. Se trata de un fondo donde la cultura de una civilización descansa a salvo de las fuerzas del mercado. Acto honroso del cual muchos autores y lectores se enorgullecen y que ha sido manifestado por diversas entidades y personalidades en toda Europa.
Pretender cobrar cada vez que se preste un libro es un acto de piratería, además de un ataque a nuestra cultura.
Las bibliotecas, todas las bibliotecas, son los únicos lugares donde los libros existen de verdad, viven de verdad. Conservémoslas, por favor"